Los discursos de José Luis y Gorosito

Les dejamos aquí los audios de los discursos de anoche durante la jura del intendente José Luis Salomón, del propio intendente y del ahora intendente MC Carlos Gorosito. Además, el texto completo del discurso de José Luis Salomón.

Mensaje de Carlos Gorosito

Mensaje de asunción de Intendente Municipal José Luis Salomón

Intendentes Carlos A. Gorosito, Intendente Francisco J. Ferro, Concejales, Consejeros Escolares, Diputados, autoridades Políticas, Educativas, Policiales, Eclesiásticas, Institucionales y Entidades de Bien Público de nuestra Comunidad, amigos, a mi pequeña familia y nuestra gran familia que conformamos todos los Saladillenses.

Hoy quiero comenzar, como me lo pidió un amigo difícil que tengo, un hombre que alguna vez la vida le pego muy duro, Guillermo Nicoló, y hace mucho me dijo empezá pidiendo y no agradeciendo.

Por eso, quiero pedirle, por sobre todas las cosas al Dios que creo, que me otorgue la fortaleza que necesito para enfrentar los desafíos, la paciencia para saber escuchar, la sabiduría para entender y comprender, la humildad para no discriminar, la sencillez para ser accesible, el respeto para no ofender, la serenidad para irradiar paz, la justicia para evitar equivocarme, la honestidad para no desviarme de las buenas acciones y decir siempre lo que siento. Quiero que no me domine el rencor, el odio, el resentimiento y que solo me guie, en esta etapa que empezamos a transitar lo más puro de mi corazón, aquello que nos hacen buenas personas y que nos permiten caminar nuestras calles con la conciencia tranquila.

Amigos, hoy asumo esta responsabilidad pública, la mayor y la más trascendente de mi vida política, sabiendo absolutamente de mis limitaciones para hacerlo. No quiero engañarlos y presentarme aquí diciéndoles que tengo todo resuelto y que el éxito esta gantizado.

Estos días, en cada acto público que me ha tocado estar presente me han pronosticado un gran Gobierno, pero se más que nadie y no puedo ocultar ante Ustedes, lo que en la campaña he manifestado en reiteradas oportunidades. No soy ningún iluminado y nunca lo fui, soy y quiero que me consideren de ahora en más un trabajador, un perseverante en lo que suelo emprender y un obsesivo por encontrar soluciones a los desafíos que me impongo.

Desde ese lugar me quiero presentar ante mi pueblo. Vengo a sacarme este Traje que seguramente me hace mucho más lindo de lo que realmente soy, y quiero ponerme el overol del Intendente para poder caminar, visitar, y estar cerca de los lugares que me van a permitir seguir siendo lo que realmente quiero ser toda mi vida.

Ustedes saben, que hace muchos años vengo imaginando, soñando y luchando para llegar a este momento de mi vida política, pero debo confesarle que el título de Intendente Municipal me pesa mucho, no por la responsabilidad que eso implica, porque para ello nos preparamos y fuimos adquiriendo la experiencia que el cargo nos exigía,  sino porque me encanta y disfruto mucho la vida del ciudadano común y el poder seguir siendo para algunos José, para otros, José Luis, para los amigos de la infancia el corcho, y para algunos pocos el turco.

Quiero transmitirle mucha tranquilidad a todo mi pueblo, pero fundamentalmente a los Trabajadores Municipales, que suelen padecer mucho estos cambios políticos como nadie. Van a encontrar en mí y en el equipo que hemos preparado gente absolutamente común, que viene a respetarlos y a jerarquizarlos en la medida del esfuerzo que cada uno de Ustedes sean capaces de dar.

No quiero ningún tipo de miedo y temor dentro de los límites de nuestro partido de Saladillo y para ello buscaremos y practicaremos el respeto mutuo para garantizar la convivencia que una gestión pública debe tener.

A los conejales de este Honorable Cuerpo, solo quiero ofrecerles honestidad en mis acciones públicas. Con errores y con aciertos por supuesto, pero que se prestigie el valor de la palabra. No vengo hacerme amigo de Ustedes, vengo a trabajar con Ustedes por ese Saladillo, que con diferentes matices y políticas de estado, todos soñamos.

A los tres Legisladores Provinciales, que una vez más la Historia política de nuestro pueblo nos regala, quiero pedirles que sean lo más protagonistas que puedan. Los necesito muy fuertes para golpear todas las puertas posibles que nos permita conseguir los beneficios postergados que este pueblo hace mucho no viene recibiendo. Seremos Socios, en igualdad de condiciones, del futuro de nuestro Saladillo.

A los Funcionarios que conformaran mi equipo de trabajo, solo les pido que sean hombres de bien y que los cargos no los mareen a punto de olvidar de donde vienen y hacia dónde van a volver cuando dejen orgullosamente el cargo que honrosamente les toco ocupar.

A Las Instituciones, a las Entidades Intermedias y a las Organizaciones Públicas de toda índole, les pido que no se asusten, pero les ruego que me tengan paciencia para poder priorizar con justo criterio cada peso que deba afectar de las arcas públicas municipales. Estaremos acompañándolas en cada momento importante y trascendente del crecimiento que Ustedes mismas van a proponerse alcanzar. Son una fuente fundamental del sentir de los pueblos y allí, el estado tendrá siempre una obligación moral de apoyar.

A las queridas localidades del Interior, Del Carril, Polvaredas, Álvarez de Toledo y Cazón, les digo que vamos a comenzar a imaginar y a reconstruir el futuro del desarrollo que, imperiosamente están necesitando para que sus hijos dejen de pensar en irse.

Al sector Rural, a veces muy injustamente castigado, ojala desde nuestro aporte Municipal, podamos contribuir a consolidar un crecimiento responsable de la importante economía que ese sector nos aporta a todo nuestro Pueblo.

A nuestros Industriales y a los queridos Comerciantes, solo propones reglas claras y una renovada acción Municipal que les permita asumir cada vez menos riesgos al emprender un nuevo desafío que lleva implícito la generación de más y mejores fuentes de trabajo que nos permita atenuar las carencias de muchas familias que aún no pueden acceder a la dignidad de un justo trabajo.

A los barrios que aún no están recibiendo lo que se merecen en cuanto a la calidad de vida, quiero decirles, que desde mañana estaremos imbuidos de lograr en los menores tiempos posibles las inversiones y las costosas obras que se necesitan para dar respuestas a tantas demandas.

Al sector de nuestro pueblo, que ya fue beneficiada por todas las obras publicas posibles, no los vamos abandonar y estaremos trabajando en la higiene urbana, en el mantenimiento y en la mejora de lo ya hecho y en garantizar la mejor prestación de los servicios públicos que las circunstancias nos permitan ofrecer.

A los jóvenes que a veces no encuentran el lugar en el mundo en este pequeño pedazo de tierra que se llama Saladillo, les digo que no vamos a detenernos de pensar que hacer para que la oferta educativa, recreativa, cultural, deportiva y laboral sea cada vez mayor.

A los familiares que siguen buscando justicia por un hecho de inseguridad en nuestro Pueblo, y en el nombre de Marisol Oyhanart quiero abarcar a todos los que pudieran estar atravesando situaciones similares, quiero comprometerme hoy con ellos para ser uno más de esa familia y sentir en mi propio ser, el dolor más desgarrador que puede tener el Hombre.

A los Saladillenses, que no tienes trabajado y deben afrontar grandes carencias y situaciones traumáticas de convivencias familiar, allí estaremos proponiendo acciones concretas para encontrar alternativas que den respuestas a sus necesidades en el menor tiempo posible.

Al nuevo Presidente de los argentinos Mauricio Macri y a la nueva Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, felicitarlos, y desearle el mayor de los éxitos en las gestiones que también ellos inician a partir de mañana. Pedirle que gobiernen para todos, más allá de donde provengan y que sean muy justos con los que más necesitan.

A mis amigos de la política, quiero que me acompañen en estos momento tan trascendentes de mi vida, para no perder ese cable a tierra que la vorágine pública suele desconectarnos, con tanta facilidad.

A mi familia de sangre, quiero decirles que son parte de los cimientos donde se fundan mis principales valores cívicos y ciudadanos. Se lo que siempre supieron darme y fundamentalmente ubicarse, en cada oportunidad que me toco ocupar estos roles públicos.

A mi pequeña familia que con Inés aún estamos construyendo, quiero garantizarles que la obra no se detiene. Que alguna vez no tendré el estado de ánimo y el humor adecuado para ser el Padre que me gustaría ser, pero que intentare cada minuto reflexionar, que no debo ser injusto con Ustedes e involucrarlos en los problemas que la función pública me pueda generar

A mi Madre que está aquí presente, perdón porque suelo no dedicarte el tiempo que estos años de tu vida te mereces, pero parte de mi ser te pertenece y seguramente esta condición, de exigente en el trabajo, lo herede de vos.

A mi Padre, el promotor y gestor de toda esta locura humana, solo gracias viejo. Te pido que no me abandones cuando más te necesito. Sé que estas, aunque no estés y sé que tu lugar es de mucho privilegio, porque durante toda tu vida hiciste lo posible para ganártelo.

Por ultimo a todos Ustedes y a cada uno de los habitantes de este Pueblo, quiero ofrecerles estos ricos 4 años de mi vida, para dar todo lo que el cuerpo y la razón me lo permitan.

Si así no lo hiciere que Ustedes y solo Ustedes me lo demanden.

Los abrazo a todos con el corazón.

Muchas Gracias y mañana a trabajar.

José Luis Salomón