PJ: rechazo al decreto de designación de Jueces de la Corte

Escudo PJ 2Desde el Justicialismo rechazamos el Decreto efectuado por el Presidente Macri en la designación de jueces de la Suprema Corte y sienta un precedente peligroso en contra de las Instituciones de la democracia donde rompe innecesariamente procedimientos normalizados por el ex presidente Néstor Kirchner que tenían un amplio consenso de los actores políticos de nuestro país y todos coincidían en que el decreto 222 del 2003 garantizar la independencia y equilibrio en la composición del máximo tribunal.

La decisión de nombrar jueces para la Corte Suprema de la Nación por Decreto, sin una absoluta urgencia, como refleja esta situación, es de una gravedad nunca vista en nuestro país. Lo que prevé la Constitución es para casos de absoluta urgencia, no podemos justificar de ningún modo el Decreto del Presidente Macri.

En este sentido, el decreto 222 del 2003 del entonces Presidente Kirchner fijó nuevas condiciones para el ejercicio de la facultad que el inciso 4 del artículo 99 de la Constitución le confiere al Presidente para el nombramiento de los magistrados de la Corte. Kirchner se auto limitó y plasmó más republicanismo a la decisión de nombrar jueces.

La medida buscó garantizar estos objetivos a partir de un proceso de selección de tres meses que incluye la exposición pública de los candidatos a través de medios de comunicación y debates, y la participación en esta etapa de organizaciones no gubernamentales, asociaciones de derecho, universidades, organizaciones de derechos humanos y ciudadanos en general.

Este proceso concluye con la decisión del Presidente de la Nación que, en base a los apoyos y rechazos recibidos por los postulantes, habilita o no al candidato para su nominación al Senado, que es el que finalmente decide si aprueba o no al candidato del Poder Ejecutivo, con mayoría calificada de dos tercios de los miembros presentes.

El decreto que llevó la firma del ex presidente Kirchner buscó de esta forma contribuir a un efectivo mejoramiento del servicio de justicia, así como al fortalecimiento del sistema republicano y al incremento de la calidad institucional, al incorporar a la sociedad civil en el proceso de selección de los integrantes de la máxima instancia judicial de la Nación.

Pero el decreto también tuvo en cuenta otros parámetros, como la composición general del cuerpo en cuanto a diversidades de género, especialidades profesionales e integración con un sentido regional y federal y los requisitos relativos a la integridad moral e idoneidad técnica y el compromiso con la democracia y la defensa de los derechos humanos de los postulantes. La mezcla de intereses políticos y económicos, al momento de tomar decisiones, pueden resultar una mezcla peligrosa si no se las aplica oportunamente en tiempo y forma teniendo en cuenta los mecanismos constitucionales del caso.

Los primeros 29 decretos del Presidente Macri ya están firmados, una forma extraña de poner primera si de republicanismo se trata, teniendo en cuenta que uno de los principales argumentos de Cambiemos fue la crítica a lo que ellos caracterizaban como una “falta de institucionalidad” del kirchnerismo.

PARTIDO JUSTICIALISTA DE SALADILLO