Los trabajadores municipales, ajustados y sin bono de fin de año

Diego Yanson

Es realmente preocupante la situación del empleado municipal de Saladillo frente a las medidas económicas implementadas por el gobierno de Mauricio Macri. No es fruto de la casualidad la devaluación sufrida en las últimas semanas, más la inflación que existe producto de la eliminación de las retenciones a la exportación de granos, es decir, lo que directamente impacta en el valor de los alimentos de la canasta básica perjudicando al bolsillo de los trabajadores municipales, quienes además, perciben el sueldo básico más bajo de la región.

 

Vemos también con preocupación que día a día aparecen nuevos DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) del Poder Ejecutivo Nacional, avasallando poderes, como es el Legislativo, y anulando leyes que fueron aprobadas en el Congreso Nacional, muchas de ellas por amplias mayorías. Al parecer, ahora se sumaría un nuevo Decreto, pero esta vez por parte del Gobierno provincial; según Marcelo Villegas, el ministro de Trabajo de María Eugenia Vidal, intentará suspender por un año la ley 14.656 (Estatuto del trabajador municipal), que entre otras cosas, fija la negociación de paritarias de las partes involucradas, para obtener los aumentos salariales de los trabajadores municipales.

 

En lo local, el flamante intendente José Luis Salomón dice en un medio regional que tuvo que hacer un ajuste “muy grande”, lo que le permitirá ir cubriendo gastos inmediatos que debe afrontar. Yo me pregunto, ¿quiénes son los perjudicados de un “gran ajuste”? Y sí, siempre los mismos… los trabajadores asalariados.

 

Tampoco habrá bono de fin de año, solicitado días atrás por el bloque del Fpv, ni siquiera para compensar en parte la devaluación y el aumento de precios de la canasta básica, que siguen sufriendo los embates de la inflación.

 

Por otro lado, el ex intendente Carlos Gorosito repartió en los últimos meses de su mandato subsidios a instituciones privadas y públicas, dejando las arcas del Gobierno Municipal sin mucho margen para el gasto inmediato que afronta la nueva gestión. Ahora bien, esa actitud de Gorosito es una de las acciones imprudentes de las últimas semanas, por eso el “gran ajuste” de José Luis Salomón, que por ahora no hace más que perjudicar a los que menos ganan en el Municipio, y que tendrá, indudablemente, como venimos diciendo, el triste desenlace de que el asalariado municipal gane cada vez menos.

 

En fin, nuestra preocupación y asombro, no hacen más que fortalecernos y darnos fuerza para seguir luchando por los derechos de los trabajadores, que sin dudas, van a encontrar siempre en el bloque del Frente para la Victoria quien defienda sus derechos.

 

Diego Yanson
Concejal Frente para la Victoria
Saladillo

Diego Yanson
Diego Yanson