Denunciarán penalmente a la Secretaría de Niñez por alojar adultos condenados en Institutos de Menores

Así lo anticiparon desde el gremio SOEME en caso de que el gobierno bonaerense siga sin cumplir con la ley. Detectaron que en un instituto de menores de Azul hay internos de hasta 23 años, con graves antecedentes penales. Algunos de ellos fueron derivados de cárceles de máxima seguridad. Denuncian que un trabajador terminó fracturado durante un motín que fue ocultado por la Secretaria de Niñez y Adolescencia. Situaciones similares se repiten en toda la Provincia

El Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (SOEME), que conduce el ingeniero Marcelo Balcedo, denunció nuevas y graves irregularidades en distintos institutos de menores de la provincia de Buenos Aires.

Concretamente,  a partir del relevamiento que viene llevando a cabo el SOEME surge que la mayoría de los internos del Instituto de Menores “Leopoldo Lugones”, que se encuentra ubicado en la localidad de Azul, tiene entre 18 a 23 años. Eso no es todo: varios de esos internos, que registran condenas y frondosos prontuarios, fueron derivados de penales de máxima de seguridad como la cárcel de Sierra Chica, lo que constituye una verdadera bomba de tiempo. De hecho, la semana pasada se produjo un intento de motín en el mencionado instituto de Azul que terminó con un trabajador fracturado, producto de los golpes recibidos por parte de los internos.

Desde el SOEME explicaron que cuando los internos de los institutos de menores cumplen 18 años, la Justicia debe determinar si pasan a una cárcel común para terminar de cumplir su condena o quedan en libertad. Así lo establece el artículo 6 de la ley 22.278: “Las penas privativas de libertad que los jueces impusieran a los menores se harán efectivas en institutos especializados. Si en esta situación alcanzaren la mayoría de edad, cumplirán el resto de la condena en establecimientos para adultos”.

Desde que gremio aseguran que “lo que no se puede hacer, bajo ningún concepto, es dejarlos dentro del sistema de Minoridad porque constituye un grave riesgo para los trabajadores, que no forman parte del Servicio Penitenciario y por ende no están preparados para custodiar adultos, como así también para los chicos menores alojados en esos institutos”.

Lejos de reconocer la problemática, representantes de la Secretaria de Niñez y Adolescencia ratificaron hoy, ante dirigentes del SOEME, que aquellos mayores de 18 años que están alojados en el instituto de menores, que tienen condenas y/o antecedentes penales, no serán trasladados.

“Intimamos al gobierno bonaerense a que, en un plazo de 24 horas, resuelvan esta problemática. Hacemos penalmente responsables a la Secretaria de Niñez y a la gobernadora Vidal de la seguridad física de nuestros compañeros trabajadores y de los menores que están en riesgo. También informaremos formalmente al ministro de Justicia, Carlos Mahiques, para que tome cartas en el asunto”, dijo el ingeniero Balcedo. Anticipó que ya está redactada la denuncia correspondiente.

“La semana pasada denunciamos que una compañera de un instituto fue apuñalada en Morón y que un trabajador de un Centro de Recepción y Ubicación de Menores terminó hospitalizado, tras una golpiza, en Lomas de Zamora. Ahora nos encontramos con estas irregularidades en Azul. A medida que avanza el relevamiento que venimos realizado surgen nuevas irregularidades y, en lugar de reconocer la gravedad del problema, la secretaria de Niñez y Adolescencia, Pilar Molina, buscan tapar todo”, dijo Balcedo.

El titular del SOEME agregó que “estas son las consecuencias de poner a cargo del sistema de minoridad a una persona como Molina que es una licenciada en Ciencias Políticas, sin el más mínimo conocimiento de cómo funciona el régimen penal juvenil de la Provincia y que esgrime como ´único merito´ haber sido compañera de estudios de la gobernadora”.

Esta situación se registra en momentos en que, producto del deterioro de la situación social y económica, se viene registrando un incremento de los delitos cometidos por menores de edad. Sólo tomando en cuenta las denuncias formales presentadas en el fuero penal juvenil de la Provincia, todos los días se denuncian casi 80 violaciones a la ley –asesinato, robos, delitos contra la propiedad, etc- cometidos por jóvenes de entre 16 y 18 años.