Examina tus pensamientos

 

 

 

Debemos examinar qué pensamos, en qué medida nos dañamos nosotros mismos con nuestros pensamientos. ¿Responde nuestro pensamiento a la realidad o la estamos falseando? ¿De dónde tomamos la interpretación de la realidad?

 

 

 

Si entiendo mi profesión y mi trabajo en forma negativa, como explotación, como aburrimiento, como sobreexigencia, también la experimentaré así. De mi pensamiento depende cómo me siento, cómo enfrento a las personas a mi alrededor y cómo vivo mi actividad cotidiana.

 

 

 

¿Pienso lo mismo que todos a mi alrededor o pienso los pensamientos de Dios?

 

 

 

Si vemos la realidad con los ojos de Dios, reconoceremos claramente qué es bueno para nosotros y qué nos hace completos e íntegros, qué nos conduce hacia la verdadera vida.

 

 

Anselm Grün