Cuestionamiento

 

 

Observa tus reacciones frente a cada acontecimiento del día, observa tus convicciones. ¡Cuestiónate! ¿Estás abierto a cuestionar tus convicciones?

 

Dudar es esencial para la fe. El único enemigo de la fe es el miedo, no la duda, pues si no dudas no cuestionarás ni robustecerás tu fe, y caerás fácilmente en el fanatismo. El fanático es el que no puede resistir el cuestionarse las cosas, y si alguien las cuestiona en su presencia se horroriza, porque teme que lo hagan dudar. No olvides que según vives en esta vida serás en la otra. Es ahora cuando has de buscar la verdad por ti mismo.

Lo importante es escuchar y cuestionar desde ti mismo. Esa responsabilidad es sólo tuya y no puedes delegarla en otro, por mucho prestigio y credibilidad que tenga.

Anthony de Mello