Un duro sermón

 

 

En presencia de Jesús no hay medias tintas, porque Jesús es la plena autenticidad.

 

Un muchacho va al encuentro de un gran maestro sufí, y le dice: “Maestro, mi confianza en Dios es tan grande que ni siquiera até mi camello allá afuera. Lo dejé librado a la providencia de Dios, al cuidado de Él.”

 

Y el maestro sufí dijo: “; Vuelve y ata tu camello al poste, necio! No es necesario molestar a Dios con algo que tú mismo puedes hacer.

Anthony de Mello