Perdón

 

 

Cuanto más se comprende la naturaleza humana, tanto menos inclinado se siente uno a juzgar a cualquiera.

 

El pintor Peruchini se estaba muriendo y le dijo a su esposa: “Déjame en paz, mujer, que quiero saber, tengo la curiosidad de saber, qué ocurre si me muero sin confesar.

 

Yo he sido de profesión pintor y Dios tiene como profesión perdonar; espero que Él sea tan bueno en su profesión como lo he sido yo en la mía.”

Anthony de Mello