Visitando vecinos por Carlos Gorosito

“TOMANDO MATES CON AURORA ROSALES EN EL BARRIO FALUCHO DONDE VIVI EN PARTE DE MI JUVENTUD, RECUERDOS DE UN BARRIO QUE HOY ES DISTINTO. AURORA ME DIJO”GRACIAS HIJO PORQUE MIENTRAS FUISTE INTENDENTE NUNCA ME DEJASTE SIN REMEDIOS”; ME EMOCIONARON SUS PALABRAS” CARLOS ANTONIO GOROSITO

” Corría el mes de junio de 1973 aproximadamente, mis padres, una tía (Leticia que siempre vivió con nosotros), yo y mis siete hermanos cambiamos nuevamente de domicilio del “rancho” de mi abuelo Gorosito, nos trasladamos a una casa alquilada en la esquina de la calle Bonifacio Alisal y Martín Fierro, propiedad de un señor Quinterno. Nuestro grupo familiar ocupaba dos habitaciones, un espació que oficiaba de cocina y otro que era la entrada a la casa, el baño lo compartíamos con el dueño de la propiedad que se había reservado una habitación para él. Era la posibilidad que teníamos en ese momento para alquilar. La casa hoy existe en el mismo lugar pero con varias modificaciones que han hecho los actuales propietarios. En el año 1973 era la única casa que existía en la manzana que delimitaban las calles Alisal, Martín Fierro, A. Viale y Av. Bozán, el resto del predio era una laguna con un monte de Acacia Negro que generalmente era ”aguantadero” de personas de “mal vivir”. No había iluminación pública en el barrio, apenas alguna lamparita en algunas esquinas, no había agua potable en la zona. En esa casa utilizábamos agua de bomba extraída del suelo de muy mala calidad que usábamos para higienizarnos una vez hervida. El agua potable para tomar la iba a buscar mi madre y mi tía en una bicicleta de reparto de uno de mis hermanos menores que trabajaba en un mercado de ventas de frutas y verduras en la zona céntrica de la ciudad. El agua potable la conseguía en la calle 12 de octubre entre Av. Bozán y Alisal, cerca del club Jorge Newbery. Esta tarea la realizaban todos los días. La zona era totalmente inundable y cuando llovía mucho el agua permanecía semanas en las calles aledañas de manera que para llegar al centro lo hacíamos con los zapatos o zapatillas en la mano las que dejábamos en Av. Cabral y Emparanza en el domicilio de la familia Labella. Utilizábamos un palo para regresar de noche para” tantear” por donde transitábamos y también debíamos poner bolsas de arena para que el agua de lluvia no ingresara a la casa que habitábamos, ese era el panorama general del barrio. A la falta de agua potable en el lugar que habitábamos se sumó la falta de luz eléctrica ya que al no poder pagar la tarifa nos cortaron el servicio, de manera que nos alumbrábamos con velas y lámparas alimentadas a kerosene. Por falta de pago del alquiler nos iniciaron un juicio de desalojo, pero pude conseguir con unos amigos el dinero para pagarlo y así pudimos ocupar la casa hasta 1978 luego del mundial del fútbol, oportunidad en que nos trasladamos a otra vivienda (también alquilada) en Av. San Martín 2014.El barrio Falucho tenía muchísimas carencias era totalmente distinto a como lo es hoy. De esa casa nos fuimos como dije en 1978 y yo regrese en 1983 a un acto político siendo candidato a Concejal, el mismo se realizó frente a la casa donde vivíamos. Allí el candidato a Intendente el Dr. Francisco Ferro prometió llevar el agua potable al barrio, yo también lo había mencionado en mi discurso. El agua potable en aquella época era una demanda en muchos barrios y fue uno de los ejes de la campaña del Intendente Ferro. En 1984 el mandatario comunal dejo inaugurada la obra de agua potable frente donde yo había vivido y lo hizo para todo el barrio. Se cumplió con la promesa. En 1991 fui elegido Intendente Municipal y me aboque a mejorar el barrio donde había vivido en parte de mi juventud. Desmonte el resto de la manzana y planifique la construcción del CAPS” Falucho”, que hoy se levanta en la Av. Bozán entre las calles Martín Fierro y Viale, el mencionado complejo de Salud Dr. Asencio Ibarbia, un parque de juego infantiles , un Salón Multiuso Barrial y la Biblioteca Barrial” Dr. Julio Morena”. Pavimente con recursos Municipales la Av. Bozán desde la Avda. Cabral hasta la Av. Saavedra (cuatro cuadras de Avenida) ,la Avenida Cabral desde Bozán hasta Rojas y obras de iluminación en toda la zona, amén de otras obras y mejoras. Durante la Gobernación del Dr. Alejandro Armendáriz, siendo Francisco Ferro Intendente se ejecutó la segunda etapa de desagües pluviales un conducto que se desarrolla básicamente sobre la Av. Cabral y zonas aledañas. Ya el barrio no se inunda más a excepción de una lluvia muy intensa, pero las aguas escurren rápidamente. Esta es una pincelada de parte del barrio “Falucho” que refiere también a mi historia personal. Todas esta cosas las recordé días atrás con Aurora Cristina Rosales una vecina del barrio quién en octubre arriba sus 84 años de vida, y es madre de madre de Juan “Toto” Caldieri, además de Mirta, Stella Maris y Alberto. Son varios los vecinos que pueden dar testimonio del desarrollo del barrio (en otro momento me referiré). El mate iba y venía, la charla se hacía interesante. Los recuerdos del barrio y de cada una de nuestras vivencias iban aflorando, el cambio producido en el mismo y también como se fueron desarrollando nuestras vidas personales. Aurora atesora todas las vivencias del barrio. Y casi al final de la charla me deja sin palabras cuando me dice: “Hijo Gracias, por todas las ayudas que me diste desde el Municipio mientras fuiste Intendente. Nunca me dejaste sin remedios”. Mientras viví en el barrio siempre charlaba con ella, después fui  Intendente, los encuentros fueron más esporádicos, ahora que volví al llano quise recordar un tiempo que fue y encontré a una vecina con la memoria intacta y recuerda casi con precisión todas las vivencias barriales. Además nuestra su don de gente buena cuando agradece la presencia del Estado municipal en situaciones personales difíciles. En fin Aurora Rosales, una vecina que como otras tantas ha contribuido a forjar nuestro querido Saladillo” Carlos Antonio Gorosito Ex – Intendente Municipal 25 de Abril de 2017.