Libertad interior

 

 

El silencio y la meditación entendida como vacío mental nos conectan con nuestro centro, nuestro más profundo ser interior. Y hallamos allí una paz imposible de describir.

 

Las agresiones, las injusticias, actos, palabras o gestos violentos suelen sacarnos de nuestro eje interior y, por supuesto, perdemos la paz.

 

En la vida todo es elegir y en esto también elijo. Si decido quedarme con las agresiones, las injusticias, las violencias, pararme en mi sed de venganza… lo más probable es que entonces pierda esa tan soñada paz. Si, por el contrario, elijo quedarme con la paz a toda costa entonces tengo que poner toda mi capacidad, toda mi fuerza para soltar todo sentimiento negativo.

 

El saldo es más que importante y todo… es mi elección!!!

 

Graciela Goñi

Acompañante espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María