Oración centrante

 

Quietud, silencio interior,nada de palabras, nada de pensamientos, posición corporal adecuada para que el cuerpo acompañe la quietud, soltamos todo lo que nos conecta con nuestra mente y nos quedamos así en la sola Presencia que nos trasciende.

 

 

Las palabras sobran. En esos momentos podemos experimentarnos como una pequeña partícula en la inmensidad del universo pero, curiosamente, totalmente plenos.No hay forma de oración más completa, Sería conveniente practicarla con frecuencia para poder mantenernos por más tiempo en nuestro eje.

 

 

Graciela Goñi                                                                                                                                                              Acompañante espiritual                                                                                                                                         Centro de Espiritualidad Santa María