Sometidos o responsables

 

Nuestra mente vive tratando de entender y explicar la realidad que vivimos y, a veces lo hace con tanta fuerza y expresión que terminamos convencidos que la realidad es tal como la presenta nuestra mente; ni siquiera se nos pasa por la cabeza dudar, pensar que puede haber otro u otros enfoques para ver y explicar la realidad.

 

Podemos inclinarnos a pensar que no es tan malo, a lo sumo podemos reconocer que somos un poco cerrados, inmediatamente surge la disculpa “soy así”, “ya no cambio”. El problema más grande en ese esquema de conocer e interpretar unilateralmente no es que “sea así” o que “cambie o no”, lo más inquietante es que estamos renunciando a nuestra libertad de elegir cómo quiero ser, cómo prefiero sentir; dejamos que la mente nos marque lo que podemos “ser o sentir” permitiendo así que la mente nos someta.

 

Hay un famoso pasaje del Talmud que dice: “No vemos las cosas como son, sino que las vemos como somos”. Cuando nos damos cuenta que hay varias maneras de interpretar la realidad, que todos son enfoques paradigmas posibles, descubrimos también que tenemos la facultad de vivir eligiendo, dentro de lo que nos permite la vida, quiénes en realidad queremos ser, aprendemos a hacernos cargo de nuestra vida, aprendemos a hacernos responsables.

 

Respetando la libertad propia de los seres permitimos que otros elijan como pueden o como quieren. Nosotros elegimos libre y responsablemente.

 

Graciela Goñi

Acompañante espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María