Vivir el ahora

 

Mientras no aprendamos a soltar el pasado, la ansiedad del por venir, no podemos gustar la felicidad, porque la verdadera felicidad está en el ahora. La anticipación trae aparejada inseguridad, la memoria de lo pasado nostalgia. Mientras vivimos paseando entre el pasado y el futuro nos perdemos la única posibilidad que tenemos de vivir y por lo tanto de ser felices. Sin darnos cuenta nos perdemos la vida, estamos muertos en vida.

 

Vivir en plenitud ese SER que somos en nuestro interior exige despojo de las cosas superficiales que no nos son indispensables. Despojo no implica abandono total sino subordinar lo superficial al servicio de algo que es mucho más valioso y que es nuestro SER interior. La meditación y el silencio es una práctica que nos ayuda en este encuentro con nosotros mismos.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María