Yrigoyen: 84° aniversario de su muerte

“SI DON HIPÓLITO SE LEVANTARA DE SU TUMBA  HOY NOS DIRÍA A LOS RADICALES: “MUCHACHOS NO SE OLVIDEN NUNCA DEL PUEBLO Y RECUERDEN SIEMPRE QUE HAY DOS PROGRAMAS PERPETUOS: EL DEL POSEEDOR Y EL DESPOSEÍDO. USTEDES ESTÉN SIEMPRE AL LADO DEL PUEBLO” CARLOS ANTONIO GOROSITO

“El 3 de julio de cada año centenares de radicales, tal vez miles de nuestros correligionarios hagan un alto en sus  jornadas diarias ya sean estas públicas o privadas, para   escribir o hablar de uno de los hombres más importantes de la política argentina, porque ese día pero de 1933 moría Hipólito Yrigoyen, el primer presidente argentino elegido por el voto popular. Yrigoyen , fue junto a su tío Leandro N. Alem y otros grandes hombres el fundador de la Unión Cívica Radical. ” La democracia no consiste solo en la garantía de libertad política; entraña a la vez la posibilidad para todos para alcanzar un mínimo de felicidad siquiera. “ ,así se expresaba don Hipólito y agregaba “Hay siempre en el aire de la Republica dos programas perpetuos: el del poseedor y el del desposeído”. Yrigoyen era claro en sus objetivos no estaba dispuesto a reconocer que los que debían manejar el país constituyeran una destilación de los más SELECTOS, quería que el pueblo fuese artífice de su propio destino   ”No hay revolución sin revolucionarios – los revolucionarios de todo el mundo somos hermanos. “el Gral. José de San Martín se había expresado de esta manera en la búsqueda de sumar voluntades para la causa de la emancipación americana. Existe mucho del carisma samartiniano en Yrigoyen al convocar y encabezar las revoluciones  de 1893(cuando presidia el Comité de la  pcia. de Bs.As de la UCR) y  de 1905, no buscaban el líder radical junto con los revolucionarios tomar el gobierno por las armas, porque  de esa manera hubiera significado reconocer que el poder residía en la boca de los fusibles y no en la voluntad del pueblo, buscaba que el pueblo pudiera expresarse  por medio de elecciones libres. La abstención electoral del radicalismo, negarse a forma parte de gobiernos que podían pregonar: Paz y Administración, pero que de ninguna manera representaban los intereses del pueblo  y las revoluciones lograron que el  “régimen falaz y descreído” como llamaba a los gobernantes de aquel tiempo sancionaran una Ley (llamaba Sáenz Peña) que consagro el Voto Masculino, Secreto, Universal y Obligatorio y esto permitió que el pueblo se expresara y lo hizo consagrando a Yrigoyen como el primer presidente surgido de las entrañas  del pueblo. Pasaron ya 84 años de la desaparición física del “Peludo” (así se lo llamaba al líder radical por su reticencia aparecer en público, “siempre estaba en la cueva” se decía), pero su legado sigue vigente. Con el radicalismo yrigoyeneano se redescubre la distinción entre el bien y el mal, el radicalismo como decía Alfonsín es antes que nada una ética, lo que plantea una distancia entre las dicotomías izquierdas y derechas e Yrigoyen expresaba con claridad donde debía estar el radicalismo al decir: “Nuestra causa es la causa de los desposeídos “ ,y esto marca un punto culminante en el pensamiento partidario. El radicalismo no puede estar en otro lugar que el señalado por Yrigoyen.  Sus gobiernos estuvieron al servicio del pueblo: participación popular, defensa y promoción  de la salud pública, la educación pública su impulso y la reforma universitaria fueron emblemas de sus gestiones, las primeras leyes laborales de gran significación estuvieron al amparo de sus gobiernos, la soberanía sobre los recursos naturales con la creación de YPF, Independencia  en política internacional.  A Yrigoyen le  debemos el voto Secreto Masculino Universal y Obligatorio, le debemos la concepción de un país soberano e independiente y el impulso de la justicia social, durante su gobierno estábamos entre los primeros países del mundo por su  crecimiento y desarrollo. Pero  los sectores del privilegio no se rindieron y el 6 de septiembre de 1930,el primer golpe cívico-militar del país en defensa de intereses corporativos y de los sectores selectos lo derrocaron y pusieron un dique de contención, un freno y un retroceso en las conquistas populares, las minorías volvieron gobernar el país. Yrigoyen  fue encarcelado, los radicales perseguidos.  Un día como hoy el “Viejo Yrigoyen” partió  hacia la inmortalidad, los radicales siempre lo recordamos y fundamentalmente para las  fechas emblemáticas de su vida política y publica. Pero hay un pequeño detalle o quizás un gran detalle nos olvidamos de imitarlo. El día que se fue de este mundo lo acompaño una gran multitud, quizás más grande aún que la que lo había acompañado al asumir. Si Don Hipólito se levantarán de su tumba nos diría  hoy a los radicales: “muchachos no se olviden nunca del pueblo y recuerden siempre que hay dos programas perpetuos: el del poseedor y el desposeído. Ustedes estén siempre al lado del pueblo”. Quizás muchos al terminar de leer estas desordenadas expresiones podrán decirme: “usted se quedó detenido en la historia, Yrigoyen fue un hombre de  otro tiempo y para otro tiempo .Ud. no entiende lo que está pasando en el país y en el mundo”. Sé que el mundo y el país han cambiado, y seguirá cambiando permanentemente. Si por supuesto habar que analizar el país y el mundo a la luz del Siglo XXI, pero los motivos para los cuales nació  la UCR y nos convocó y convoca Yrigoyen siguen vigentes, por lo tanto los radicales no tenemos motivo alguno para abandonar la lucha” Saladillo 3 de julio  de 2017- Carlos Antonio Gorosito  Ex – Intendente Municipal – Ex – Presidente de la UCR de  Bs.As.