Salud- salvación


 

A menudo nuestros miedos y fobias nos paralizan, nos transforman en seres pasivos e inertes, sin vida. Los seres humanos somos unitarios y en consecuencia nuestros males se manifiestan tanto física como mental o espiritualmente. Si estamos enfermos en una de estas dimensiones, de algún modo lo estamos también en las otras dos.

 

Los amigos suelen jugar un papel muy importante en nuestras vidas. Muchas veces son ellos los que nos impulsan a querer sentirnos mejor y a superarnos a nosotros mismos. No hay mejor ayuda que transmitirles nuestra confianza en todos sus potenciales. El amor es realmente muy poderoso y nos invita a asumir nuestra vida con ánimo y responsabilidad.

 

Graciela Goñi

Acompañante espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María