Sencillez y astucia

Es lógico y normal que quien desarrolla una vida interior se termine encontrando desfasado con respecto a la cultura que lo rodea pero no estaría del todo desarrollada si, pese a su trabajo interior no es capaz de levantar la voz frente a las injusticias. En este camino del trabajo interior es común sufrir la tensión entre la verdad del Ser y la necesidad de ser aceptados y reconocidos por todos. No es posible, no se puede servir a dos señores al mismo tiempo. Serán atacados y mal interpretados. No habrá que pensar la defensa, el mismo Ser se manifiesta en verdad.

 

La vida interior reclama sencillez y astucia, la sencillez de la paloma y la astucia de la serpiente. Astucia para planificar, para hacerse responsable, hacerse cargo de su propia vida pero al mismo tiempo la sencillez necesaria para soltar todo lo planificado y permitir que todo suceda como tiene que suceder confiando a pleno. La misma vida es la que guía y es la misma vida la que habla y defiende.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María