Apoyo a los empleados de la fábrica de PepsiCo en Saladillo

El grupo “Multisectoral de Saladillo” convocó ayer por la tarde a una movilización en la Plaza Principal para apoyar a los trabajadores de PepsiCo. Frente al Palacio Municipal se reunieron y dieron lectura a un comunicado referente a dicha situación.

 

“Somos varias agrupaciones las que acompañamos esta movilización, estamos viviendo una situación económica realmente alarmante en la República Argentina y fundamentalmente con la clase trabajadora que es la que está sufriendo la perdida de trabajo. Creo que la represión a los trabajadores de PepsiCo nos lleva a nosotros a manifestarnos y a estar en solidaridad con la clase trabajadora”, explicó María De Iraola, representante de la Mesa Sindical.

 

“Por lo que sabemos la jueza que ordenó esta cuestión tiene que ver su relación con el intendente de Vicente López y también es la exmujer de alguien que milita en el PRO. Por las declaraciones que hacía el fiscal vemos que había muchas contradicciones”, agregó.

 

“Hoy por suerte hay una buena noticia porque la justicia ha dado lugar a una cautelar por parte de los trabajadores y la empresa tendrá que reincorporarlos. Sabemos que la empresa es una multinacional y que hoy el Estado Nacional no está amparando a los trabajadores sino que está del lado de los empresarios”, completó.

 

A continuación el comunicado que tuvo lugar en la manifestación

 

Frente a la violenta represión contra trabajadores de PepsiCo en la planta de Vicente López, la MULTISECTORIAL de Saladillo manifiesta su más enérgico repudio y se solidariza con los trabajadores.

 

Así como con otros trabajadores que, desde que asumió este gobierno, vienen sufriendo esta misma metodología represiva.

 

A 35 años del retorno de la democracia resulta inadmisible que el Estado haga uso de la violencia física como metodología de gestión del conflicto laboral y social.

 

El trabajo es un derecho y, frente a su vulneración, la organización sindical y la protesta son un reaseguro para la lucha. Esta es una conquista insoslayable del movimiento obrero en la Argentina que además forma parte de los derechos y garantías constitucionales que nos convierte en una sociedad democrática.

 

Cuando el Estado, como en el caso de PepsiCo, vulnera estos principios, no sólo pone en riesgo severo la vida de las personas y sus derechos individuales y colectivos sino que, al mismo, tiempo corrompe nuestra democracia y degrada la vida institucional del país.

 

Todos los poderes del Estado que se hagan eco de esta política represiva son también cómplices de este atentado contra la democracia. Porque nuestra sociedad no admite más el ejercido de la violencia por parte del Estado como metodología para resolución de ningún tipo de conflicto.

 

La MULTISECTORIAL de Saladillo exige – a las autoridades pertinentes – el cese de la represión y del ejercicio de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad, la persecución a los trabajadores y la criminalización de la protesta social.

 

El Estado tiene el deber encontrar los caminos de resolución pacífica a través de los mecanismos democráticos consagrados en la Constitución Nacional y el plexo jurídico de Leyes Laborales y de Derechos Humanos.

 

La intervención mediante el diálogo en todos los conflictos laborales y sociales, teniendo en cuenta la discriminación positiva, es decir dar más a quienes menos tienen o a a quienes se les han vulnerado sus derechos. Esa es la única garantía de democracia.

 

No a la represión a los trabajadores de PepsiCo y de otras empresas

 

Por la plena vigencia de los DDHH y la libertad expresión

 

Por la defensa del Fuero Laboral y de los abogados laboralistas

 

Por el mejoramiento de las condiciones y medio ambiente de trabajo, y, la salud de los trabajadores

 

Paritarias Nacionales por Rama de Actividad

 

Por los derechos de los jubilados y pensionados

 

Por la defensa de los puestos de trabajo: no a los despidos y cierre de empresa

 

Por el mejoramiento de la calidad de sida del conjunto del pueblo.

 

MULTISECTORIAL de Saladillo