Descanso del alma

 

A veces, la vida se nos hace pesada. Vivimos agobiados con tantos compromisos preocupaciones y trabajos. No alcanza el tiempo para descansar. No sabemos dónde acudir para recuperar la paz interior. Necesitamos un nuevo aliento.

 

La oración es el lugar y el tiempo del descanso, del descanso reparador, del descanso que nos llena de fuerza, que nos carga de energía; es que la vida interior es como un manantial fresco que nos invita continuamente a refrescarnos en él.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María