Prejuicios o misericordia

 

Constantemente se presenta el conflicto entre el cumplimiento de la norma, de las tradiciones y la satisfacción de las necesidades de las personas. No debería haber nada más importante en nuestra lista de prioridades que las personas, sus necesidades, sus limitaciones y sus conflictos cotidianos.

 

Amor compasivo y cuidado de los demás, mirada misericordiosa, empatía son elementos distintivos de las personas que viven cultivando su vida interior. “El Hijo del hombre es dueño del sábado”, la persona de vida interior es dueña y señora de sus actos y la mirada de misericordia prevalece por encima de cualquier tipo de prejuicios.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María