A tu derecha y a tu izquierda

 

En algún momento parece que ya entendimos la lógica interna del camino interior y, cuando menos lo pensamos, aparece una intención que nos descoloca, que nos manda otra vez afuera del camino “que se sienten a tu derecha y a tu izquierda”. Es que en la búsqueda de una verdadera espiritualidad hay que dejar de lado puestos, honras, beneplácitos y toda clase de halagos para el ego.

 

La verdadera espiritualidad se podría asemejar a una gran fuente de agua clara y cristalina que nos da vida, que nos fortalece, que nos anima a crecer. La medida de la madurez espiritual no está en los honores y en los puestos sino en la fidelidad al Ser y en el servicio a los demás.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María