Oración y camino

 

La verdadera fe consiste en esto, en dar pasos, a veces serán pequeños, otras veces pasos más largos y más firmes pero nunca dejar de caminar; no estarse quieto, caminar por encima del mal, simplemente confiando. Cuando dudamos, nos dejamos vencer por las inseguridades y nos agarramos de los miedos muy pronto nos desmoronamos. Lo único que nos mantiene en pie, afrontando y venciendo las dificultades es la entrega confiada.

 

Hay que cargarse de energía y fortalecerse. Necesitamos crear nuestros propios recursos, fortalecer nuestros mundos interiores, vivir profundamente nuestra vida espiritual para poder ayudar en el fortalecimiento personal de quienes lo necesiten. El trabajo no es oración. Es la oración la que hace posible el trabajo.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María