Superficie o interioridad

 

La vida es una constante elección, aunque no nos demos cuenta vivimos eligiendo. Puede ser que el único interés en nuestra vida sea conseguir fama, belleza, éxitos, riquezas entonces ponemos  todo nuestro esfuerzo en conseguir y mantener esos bienes y absorbe todo nuestro tiempo, hasta que nos damos cuenta que hagamos lo que hagamos esos bienes son efímeros y tampoco son suficientes para alcanzarnos la tan ansiada felicidad.

 

Cuando buscamos y elegimos dar respuesta a las grandes preguntas de la vida: ¿quienes somos? ¿qué buscamos? ¿cuáles son los anhelos más profundos de nuestra vida? entonces enfocamos todas nuestras energías en cultivar nuestra vida interior descubriendo nuestra verdadera esencia, ya no queda tiempo para prestar atención a las cosas superficiales y efímeras; pero tenemos la absoluta seguridad que estos bienes interiores no se pierden si nosotros sabemos resguardarlos; ellos sí nos llevan a la auténtica felicidad.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María