Desde hace algunos meses nos hemos venido ocupando de la Fronteras Trilaterales entre los Distritos de Saladillo , General Alvear y Las Flores (*)

Desde hace algunos meses nos hemos venido ocupando de la Fronteras Trilaterales  entre los Distritos de Saladillo , General Alvear y Las Flores, y a partir de entonces surge la Idea de hacer algo por esta triple Frontera, de la cual desde hace más de setenta años, no se ha hecho nada por ella, salvo un insignificante ensanche del camino, obra que cuenta ya con varias décadas, así como la creación de la Escuela N 13 de General Alvear, que debe andar alrededor de los sesenta años o más desde su creación.

Comenzamos entonces pensando poner en valor el Puente, conocido por todos como Puente de Nicolini, que fue la obra maestra, de la cual no tenemos datos precisos de su construcción y aun los andamos buscando, por ser este Puente el que permitió el vinculo entre los vecinos de dicha frontera, y entonces consultamos a los vecinos, a las personas que habían andado de paso, por dicho lugar, a las personas herederas de aquellos vecinos, a los vínculos existentes entre ellos, ya sean familiares, de amistad, de solidaridad, a los que habían resultados visitantes por esparcimiento , Organizamos reuniones con los vecinos, indagamos acerca de las visisitudes y costumbres de épocas pasadas, y entre varios vecinos consideramos que seria  importante , declarar a dicho Puente Patrimonio Cultural , ya que las condiciones estaban dadas. Una emoción muy grande nos invadió, hasta hubo lágrimas cuando  evocamos en una reunión  ese pasado que se había vivenciado en dicha frontera. Y recordamos a cada uno de los vecinos y sus familias, muchos fallecidos y otros con edad avanzada  Y desde entonces nos encontramos trabajando en dicho proyecto.

El tiempo pasa y las costumbres también, en esa época la economía de un país y del mundo en general fue  sacrificio-beneficio basada en bienes muebles e inmuebles como garantía, a mayor capital mayor garantía,  luego los valores fueron otros muy distintos, la economía se consideró basada en las transacciones comerciales, era más beneficio tener un Kiosco Frente a una cancha de Fotbal importante, menor capital menor riesgo, que poseer varias hectáreas de campo, por la rotación del comercio y el valor universal del dinero. La economía fue entonces costo-beneficio.

En la actualidad, otro es el vínculo y el concepto  de economía que se ha acuñado. Ahora se habla de una economía de la cultura y la comunicación, y hasta que no entendamos esto, seguiremos en la pobreza, con el asinamiento y la inseguridad que nos caracteriza.

Textuales palabras de Ramon Zallo en su libro La economía de la cultura y de la Comunicación como objeto de Estudio (29 de Marzo de 2007) dicen así: La cifra de negocios en el Sector Cultura en el Mundo en el año 2005 se estimaba en 1.300 billones de dólares, habiéndose multiplicado por cuatro su comercio internacional entre 1990 y 1999 alcanzando los 384 billones de dólares. En la UE-30 (Unión Europea ) ya es un sector con 5,8 millones de empleos 3,1% de la población empleada, una facturación de 654.000 millones  de Euros en el 2003, con un 2,6% del PBI en el 2003 y que habría crecido casi un 20% en el período 1999-2003 (KEA, 2006), al que habría que añadir el impacto directo en el turismo que a su vez, supone el 5,5% del PBI en la Unión Europea.

En el Estado español en el 2004 (según el Ministerio de Cultura ) había 500.000 Personas  empleadas en el Sector-alrededor del 2,5 del empleo total-habiendo conocido un incremento del 20% entre 2000 y 2004, y existiendo nada menos que 60.000 empresas con un volumen de negocios de 30.000 millones de Euros y se estimaba su contribución al PBI en el 3,2 % (Ministerio de Cultura 2007).

Con estas cifras ya no se está hablando de solo una actividad social, sino de un sector económico potente y creciente, con más peso económico que el sector de la Energia. Cabe así una economía de la Cultura, como cabe una economía de las Industrias Culturales o una economía de las Artes o una economía del Patrimonio, o una economía de la Comunicación, y por supuesto una economía de la Información, o de la Innovación y del Cambio Técnico, o de las Telecomunicaciones.

(*) Francisca Nicolini