Normas

 

Las sociedades tienen normas, absolutamente indispensables para regular la vida de los integrantes. Hasta en la sociedad primaria, la familia, existen normas.

 

Es muy curioso pero las personas, frente a las normas tendemos a la trasgresión sin motivos o por naderías. Cuando la vida nos ofrece la maravillosa aventura de caminar hacia la verdad de nuestros seres generalmente se siente miedo, la aventura, el riesgo da miedo… y ahí las normas dejan de ayudarnos para alcanzar ese fin y hasta pueden impedir cualquier atisbo de vida verdadera, las leyes sirven de excusa perfecta para escapar del miedo. Nos agarramos a las leyes por miedo a la vida.

 

Al final no vivimos, nos limitamos a cumplir unas pautas que nos tenían que ayudar y que terminan por ahogarnos.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María