Aprovechar la vida

 

La vida es limitada, sabemos que se acaba; los momentos se acaban y ya no vuelven más… la infancia de nuestros hijos, los acontecimientos felices, los encuentros con amigos… vamos tan deprisa que cuando los vivimos siempre estamos con la mente puesta en el mañana y esos momentos se nos escabullen de las manos casi sin haberlos disfrutado.

 

Estamos invitados a vivir cada día a pleno, gozando y disfrutando cada instante, aún los momentos difíciles cuando la vida arrecia, con la confianza y la seguridad que saldremos de allí más fuertes, más enteros. Estamos llamados a bendecir cada cosa que nos trae la vida porque siempre es un regalo si aprendemos a encontrarle su sentido profundo y vivirlo a pleno con todo nuestro ser.

 

Cuando enfocamos la vida con agradecimiento y confianza, esta misma vida se muestra más generosa  y amable. Vivamos con los ojos y los oídos bien abiertos. Estemos atentos. La vida es ahora. Aprovechémosla.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María