Cercanos

 

Quien se siente liberado y sanado le brota la necesidad de pasar a otros su propia experiencia. Quien se siente liberado es capaz de expresar sus sentimientos sin problema, puede mostrar afecto, puede hacerse cercano porque intuye que hay una realidad muy profunda, imposible de expresar que nos alcanza a todos los seres humanos convirtiéndonos en una unidad.

 

Es increíble lo que puede ayudar una persona sólo haciéndose cercano, siendo llano, transparente, sin doblez; el bien que puede hacer con un abrazo sincero, una caricia cálida.

 

No hace falta hacer grandes cosas para hacer el bien: ser receptivo, estar atento, mostrando cordialidad con todos, una mirada afable, especialmente con quienes son más frágiles.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María