Nacimiento

 

Cuando estamos muy sumidos en nuestras máscaras, nuestro falso yo, no nos damos cuenta pero nos convertimos en esclavos de nuestro propio ego porque es él quien tomo el mando de nuestra vida y poco a poco la hace intolerable… necesitamos salir de ahí para convertir nuestro mundo interior en un mundo más bueno, más justo y más humano.

 

La libertad de conciencia está siempre por encima de todo precepto, norma o razón; pero sólo llegamos a ella cuando pudimos salir de nuestras máscaras para centrarnos en la verdad de nuestro Ser interior.

 

Ahí comienza el cambio… no entendemos lo que está pasando… está en camino un verdadero nacimiento, contemplemos lo que está naciendo sin juzgarlo, sin protestar, sin criticar… no intentemos comprender, sólo nos concentramos en abrirnos al misterio para vivirlo de lleno.

 

Frente a la profunda transformación que se produce sin ninguna intervención humana y de la manera más simple, lo que hace más fantástica esa transformación, lo propio de la actitud contemplativa es el asombro… y tras el asombro… el más confiado abandono.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María