Amor de madre

 

El amor de madre es lo más pleno en amor que puede entender un ser humano; en ella el amor permanece en fidelidad, en fe y esperanza, aunque haya momentos dolorosos y difíciles, es que, en algunas ocasiones el amar duele y cuando amamos siempre nos acompañan momentos  difíciles. Por eso el amor es riesgo, pero si no se arriesga no es amor.

 

El camino del amor es posible y es el mejor porque es el que nos plenifica. Esforcémonos por no ser motivo de sufrimiento para los demás, amando sin límites, amando con amor de entrega. Amar con amor de madre.  El amor de madre no se detiene, no se retira. Permanece siempre. Contempla el cambio. Se deja enseñar por la vida. Se abandona. Y sólo así crece.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María