Evolución

 

Algunas cosas mueren en nuestras vidas porque son parte de un proceso natural de la vida en constante evolución, para que aparezcan nuevas posibilidades, para que se abran nuevos horizontes, para que apreciemos nuevos enfoques y nuevas perspectivas debemos soltar los viejos prejuicios para disponernos a recibir lo que está por llegar.

 

Otras dimensiones de nuestra vida están muertas porque no las atendemos. Tenemos tantas prioridades, tanto trabajo, tantas preocupaciones. Son todavía muy pocas las personas que tienen en cuenta que los seres humanos tenemos también una dimensión espiritual que está reclamando que la atendamos para poder desarrollarse y evolucionar en forma acorde con las otras dimensiones de nuestro ser. El silencio y la meditación nos ayudan en esta importante tarea de alimentar nuestra vida interior.

 

Graciela Goñi

Acompañante espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María