Riesgos de la verdad

 

Se dice que algo está corrupto cuando pierde la esencia de su Ser y se transforma en algo distinto. Es como algo que se ha salido de su cauce natural. Va contra la naturaleza.

 

El poder, la corrupción, el egoísmo se ve siempre amenazado por la verdad, porque la verdad no puede ser destruida por la corrupción.

 

La verdad por sí misma denuncia al egoísmo por eso resulta tan molesta. Ni la muerte puede contra la verdad.

 

La verdad tiene poder por sí misma para encender los corazones y convocar a las almas a una vida transparente, más allá de los falsos encantos de los poderes del egoísmo. Nadie puede conocer a la verdad y permanecer indiferente. O se rechaza, sutil o explícitamente, o se acepta, aún con riesgo, avanzar definitivamente por ese camino.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María