Adentrarnos

“Las cosas sólo nos revelan su esencia cuando renunciamos a la circunferencia y saltamos al centro” Thomas Merton

 

 

Los maestros espirituales de todos los tiempos aconsejan tomarse un tiempo todos los días para retirarse, hacer silencio, meditar. Esta sencilla práctica diaria tiene gran poder, ayuda a que nos conservemos en eje, a que nos mantengamos centrados.

 

 

En el silencio y la meditación aprendemos a reconocernos unidos por lazos invisibles que nos permiten ayudarnos mutuamente a crecer, a madurar, que nos permiten alcanzar un pensamiento autónomo, dominio sobre nuestros impulsos, ser dueños de nuestras emociones.

 

Nos fortalecemos interiormente para aceptarnos y aceptar, perdonarnos y perdonar, y… libres de ataduras disfrutar y agradecer el maravilloso don de la vida.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María