Signos

 

Muchos creen que lo contrario de lo interior es lo exterior y entonces, con facilidad se califica, lo exterior o material es malo, lo interior o espiritual es bueno. Aquí cabe aclarar que lo contrario de lo interior no es lo exterior o material, sino lo superficial, aquello de lo cual tranquilamente podemos prescindir. Esta aclaración cambia mucho las cosas porque todo lo que nos rodea es el escenario perfecto para manifestar y reconocer nuestra interioridad.

 

Los anhelos que brotan de lo más profundo, los suaves suspiros del corazón, nacen en nuestro interior pero es el exterior el lugar donde se van a concretar esos anhelos. La única condición es estar atentos al momento, al lugar, al modo, es la misma vida que nos lo va presentando. Si estamos distraídos todo va a pasar sin darnos cuenta. En la vida no hay cosas malas, todo es para nuestro bien. Transformar nuestras heridas en oportunidades de crecimiento sólo depende de nosotros. Estar atentos a los signos también.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María