El juicio es nuestro

 

En el interior de cada uno de nosotros duerme la luz definitiva de nuestras vidas. Nada ni nadie nos enjuicia, somos nosotros los que decidimos, podemos vivir según el instinto, el ego, o por el contrario buscar esa luz que nos habita y vivir conforme a lo que ella nos marca. Somos responsables de nuestros propios destinos.

 

Es verdad que en la vida tenemos que pasar por situaciones, problemas, conflictos y dolores que no elegimos; es verdad que no todo lo podemos elegir pero sí todos somos responsables de lo que hacemos con esos conflictos y dolores que nos llegan fortuitamente.

 

Algunos rechazan la acción del Espíritu en los hombres, lo desconocen y optan por guiarse por sus instintos; otros cuantos se paralizan como si no fueran capaces de nada y se quedan esperando signos, señales y prodigios; algunos pocos quizás buscan en su interior esa fuente que ilumina, que fortalece y que impele a seguir, a salir adelante porque saben que el amor es más fuerte que la muerte.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María