Mira hacia adelante

 

 

 

Jesús está convencido de que cada hombre tiene una voluntad. Sólo debe aplicarla. Debe querer que crezca, que avance en su camino, que trabaje paciente y tenazmente en sí.

 

 

 

También la terapia espiritual de Jesús apunta conscientemente a la voluntad del individuo. Jesús atrae la fuerza que está dentro de cada uno de nosotros. No deja a los enfermos en su pasividad sino que los motiva a levantarse y a emprender su propia vida. Y no mira hacia atrás sino hacia adelante.

 

 

 

Si bien no debemos liberarnos de la presión como si debiéramos investigar y elaborar todos los misterios de la historia de nuestras vidas.

 

 

 

Es determinante que nos decidamos por la vida en lugar de girar siempre en torno a las heridas pasadas.

 

 

Anselm Grün