Parálisis

 

Vivir tratando de seguir las tendencias sociales, queriendo quedar bien, agradando a todos, sin meternos en problemas, acrecienta nuestros miedos y esos miedos pueden conducirnos no sólo a vivir divididos sino también a quedar verdaderamente paralizados, llenos de culpas y escrúpulos.

 

Somos seres en desarrollo, los errores son lógicos porque son parte del aprendizaje. La vida nos quiere libres, de pie, porque sólo de pie y en libertad podemos desarrollar a pleno nuestra capacidad de amar. No existen soluciones mágicas, hace falta primero poder perdonarnos los errores cometidos, admitirlos como parte del proceso de crecimiento eso nos ofrece la oportunidad de integrarnos y realizarnos socialmente pero desde la autenticidad de nuestro propio ser.  La misericordia y la compasión hacia los demás serán nuestros compañeros de camino.

 

Graciela Goñi

Acompañante Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa María