Mayor disponibilidad

 

La mayor crisis a la que se enfrenta el mundo de hoy es la crisis de humanidad manifestada por la incapacidad de conocer, reconocer y convivir con la diferencia y situación del «otro», con sus padecimientos y talentos.

 

Siempre que alguien hace el bien, hay otro que ensombrece su quehacer y su persona. Si alguien brilla con luz propia, alguien aparece para descalificarlo.  Ese es el riesgo al que se enfrenta cada persona, porque en tiempo de desorientación y crisis podemos caer en la desidia y abandono de todo compromiso.

 

También podemos caer en el estancamiento y cerrar nuestras puertas a libertad de nuestro espíritu para que nos muestre realmente el rumbo que debe tomar nuestras vidas. No podemos mirar a la gente sufriente, extenuada y abandonada y quedarnos en la indiferencia.

 

Cuando se puede realizar la experiencia de la interioridad personal uno ya no queda igual. Se necesita trascender las sombras para devolver todo el bien que se nos ha regalado. Esto supone sanar las relaciones, ayudar para que la justicia sea una realidad concreta, cultivar la reconciliación, la aceptación y el respeto por el que piensa distinto.

 

Graciela Goñi

Acompañamiento Espiritual

Centro de Espiritualidad Santa Maria