Valor para la naturaleza humana

 

Aceptarme a mí mismo tal como soy, seguramente forma parte de las tareas más difíciles que me son requeridas. Para ello es necesario humildad, y la humildad exige descender a los abismos de mi alma, a la oscuridad, a mis tendencias agresivas, asesinas, sadistas y masoquistas.

 

Todo aquél que se enfrente a sí mismo con honestidad las percibirá. La humildad exige que descienda a este abismo, a éste, mi desamparo. Por cierto, es lo más difícil. Pero precisamente es el sentido de las palabras cristianas, de humilitas, de la humildad: tener el valor de descender a la naturaleza humana.

 

Lamentablemente, muchos cristianos que quieren ser bien cristianos tratan de saltear este camino. En Norteamérica se habla de un bypass espiritual. Quien actúa de esta manera quisiera erigirse en pensamientos, sentimientos e ideales religiosos y al mismo tiempo escapar de la naturaleza humana.

 

Anselm Grün