Purificación

 

A veces necesitamos una purificación interior. En realidad, nuestro espíritu necesita permanentemente una purificación, porque cuando nos descuidamos, se meten en nuestro interior fuerzas negativas de tristeza, rencor, vanidad o egoísmo. Dice la Biblia que el Padre Dios a veces nos poda un poco para que demos mejores frutos (Jn 15,2), porque hay árboles que necesitan una poda para no arruinarse y perder fuerza.

Ésa es la función que tiene el dolor en nuestra vida. Nos sirve para purificarnos de cosas que nos enferman por dentro o nos debilitan, nos ayuda a recordar cuáles son las cosas importantes, nos enseña a valorar mejor la vida y todo lo que tenemos, nos ayuda a no dejarnos dominar por el orgullo, nos despierta para que no nos creamos dioses o ídolos.

Cada vez que aparezca algún sufrimiento en tu vida, es bueno que estés atento para aprender el mensaje que ese dolor te puede dar, también hoy.

VMF