Cada uno es especial

 

Muchas personas desearían ser algo especial. Y naturalmente toda persona es algo único. Pero muchos consideran “su” ser especial como un poder superior, una posesión mayor. No obstante, debo mirar dentro de mí cuál es mi historia de vida, cuáles son mis heridas, cuál es mi sensibilidad. Ya que todo esto forma parte de mí, también mis heridas, mis defectos y mis debilidades. No únicamente mis fortalezas.

 

Recién cuando logro una reconciliación con esto descubro que soy único, que soy una expresión única de Dios. Pero si a pesar de ello quiero ser algo especial y con ese fin paso por alto mi naturaleza humana, entonces caeré siempre de bruces.

 

Anselm Grün