Suspenden al empleado de Obras Públicas que se habría autoincriminado en la adulteración de muestras de agua

El Secretario de Gobierno, Mario Buezas, expresó que tras las declaraciones y reclamos de un trabajador de Obras Sanitarias identificado como Atilio Dadone expresando dudas sobre la calidad del agua y tras haber sido puesto en tela de juicio la forma en que se toman muestras para su análisis y aun la posible adulteración de dichas muestras (según habría expresado Dadone en un medio colega), se ha decidido separarlo del cargo por el momento mientras se inician investigaciones ya que dijo no se va a tolerar un sabotaje.

El sumario se inició hoy y hasta tanto se resuelva su situación quedará suspendido ya que creen es un caso grave.

Buezas expresó que la suspensión será con goce de sueldo al mismo tiempo que tienen 45 días para resolver el conflicto, “todos tienen derecho a reclamar, lo que no vamos a tolerar son los sabotajes sobre los servicios públicos que el Intendente defiende con todas las letras”. También dijo que es decisión política del Intendente discutir las cuestiones salariales con el Sindicato.

Argumentó que en cuestiones de técnica no hay que ser dogmáticos.

El Secretario de Obras Públicas, Ricardo Brassesco, a raíz del reclamo que desarrolla Obras Sanitarias aseguró estar reuniéndose en forma permanente para escucharlos y atender sus inquietudes.

Dijo que está a la espera de un listado con inquietudes de condiciones sanitarias, seguridad y elementos de trabajo que precisó no deben ser de urgencia porque todavía no la han alcanzado.

El Subsecretario de Obras Sanitarias, Edgardo Monetti, expresó que es improbable que se manipule una muestra porque se lo hace de forma profesional y con todas las medidas de seguridad al tiempo que expresó que el laboratorio extrae las muestras personalmente con sus propios profesionales y son ellos quienes las sellan y se las llevan.

Recordó que el Puelche tiene unos 136 metros de profundidad y el Pampeano 86 metros de donde se extrae el agua con filtro de fondo con encamisado sin que se adviertan filtraciones cloacales, las que se producen a siete metros de profundidad, “nuestra agua es similar a la del año 1926 así que no van a encontrar nada, y el arsénico es uno de los 20 o 30 parámetros que uno debe tomar a la hora de analizar agua y el arsénico que tenemos es el mismo que el de aquella época (en referencia a 1926), nosotros no dependemos de la actividad económica ni de crecimiento de la población, ni somos la peor ciudad de la provincia sino que por el contrario somos muy buenos así que quiero llevar tranquilidad”.

Admitió que los vicios en saneamiento se encuentran muy rápido porque en seguida salta el reclamo y dijo que los vecinos pueden consultar cómo se realiza el trabajo en su oficina que es de “puertas abiertas”.

Expresó que quiere revalorizar al empleado que trabaja bien y desempeña perfectamente sus funciones, “hemos avanzado en muchos sectores de la ciudad haciendo obras en forma mancomunada entre el vecino y el municipio con una planificación concreta, porque la gestión del estado deben ser aportar un servicio universal, si tenemos conflicto es porque estamos avanzando”.

También explicó que se realizan análisis bacteriológicos y físico químicos y, ante nuestra consulta si en caso de haber llegado a adulterar la muestra se detectaría, explicó que en el bacteriológico si y en el otro en más difícil.