Animarse a lo nuevo es coraje

 

Vivimos en un mundo y en una sociedad intolerante frente a las debilidades. Ciertamente, es necesario esforzarse en la profesión, trabajar sin errores. Pero en las empresas se ve a menudo que aquellos que quieren proceder absolutamente sin errores nunca crean algo nuevo.

 

Los ejecutivos que buscan mostrarse perfectos están pegados a su silla, a conservar su poder. Tienen miedo frente a lo nuevo. Quien quiere arriesgarse a lo nuevo necesariamente comete errores.

 

La fijación a la perfección paraliza y hace que repitamos siempre lo anterior y prestemos atención llenos de temor a que nadie pueda demostrarnos algo.

 

Pienso que la falta de coraje y confianza son la causa de ello. Tal postura provoca un cuidado excesivo y, en última instancia, insatisfacción.

 

Anselm Grün