Dios nos ama

 

Cuando uno ha sido humillado, criticado o despreciado, puede debilitar su autoestima y sentir que no es digno de ser amado. Entonces, cuando otros le dan cariño, cree que lo hacen por lástima. De la misma manera, le cuesta sentirse amado por Dos y en el fondo cree que Dios le tiene lástima.

 

Pero el verdadero amor no es lástima, es otra cosa muy distinta. Es afecto sincero, es cariño, es una profunda valoración del otro. Por eso, cuando el Señor nos habla de amor en la Biblia, no nos dice que somos feos, desagradables, malos, pero que a pesar de so él nos ama. Al contrario, lo que nos dice es lo siguiente: “Eres precioso para mis ojos, eres estimado, y yo te amo” (Is 43,4). Aunque tengamos muchos defectos, muchos errores y muchos límites, también tenemos cosas buenas, porque somos obra de Dios. Quizás a nosotros mismos nos cueste ver nuestra propia belleza, pero para Dios somos preciosos. Entonces no podemos decir que nadie nos valora, que nadie nos ama. Él, que es el más bello y poderoso, el más grande y más perfecto, él sí nos valora, nos aprecia y nos ama.

 

VMF