Valorización de la carne vacuna Argentina, parámetros funcionales de incorporación de vitaminas naturales(*)

La carne vacuna argentina se distingue por su calidad nutricional y aportes benéficos para la salud del consumidor. Es un producto identificado en el mundo como sano y natural, libre de hormonas, proveniente de animales criados y engordados a pasto, condiciones que potenciaron su presencia en mercados de alto valor adquisitivo. Aunque los argentinos tenemos uno de los consumos anuales de carne vacuna más alto del mundo -67 Kg.-, la producción puede satisfacer el mercado interno y asegurar la presencia en los principales mercados mundiales.

La excelente genética de los rodeos nacionales, la alimentación natural y el nivel alcanzado por la industria procesadora hacen que la carne argentina tenga las mayores posibilidades para satisfacer a todos los consumidores que requieren carnes bovinas confiables y de gran calidad. Sin embargo, el consumo de carne vacuna ha generado resistencia en ciertos sectores que relacionan su ingesta con el desarrollo de las enfermedades cardiovasculares. Esta imagen negativa de la carne vacuna como un producto graso, rico en grasas saturadas y colesterol proviene de Estados Unidos, donde bajo sistemas de engorde intensivos en confinamiento y exclusivamente con concentrados, se produce carne con un alto nivel de grasa intramuscular.

En este sentido, investigaciones realizadas en el INTA han demostrado que aquellos rodeos bovinos alimentados a pasto, la mayoría en nuestro país, producen una carne con bajos niveles de colesterol, con mayor contenido de antioxidantes naturales y un apropiado balance entre los ácidos grasos Omega6/Omega 3, en comparación con los bovinos alimentados con granos en corrales o feedlots del modelo ganadero norteamericano.

(*) INTA Castelar a través de Alma Campo Saladillo.