Homenaje a los treinta años de su desaparición a Daniel Carbonari

Si ya se que no se puede volver el tiempo atrás, pero no puedo dejar de recordar ni tampoco que me invada la nostalgia. Porque te has ido y no volverás.

No es que no acepte el paso del tiempo, agradezco a Dios los años breves que pudimos compartir.

Era fantástico sentarnos los dos en la vereda y vos con tu santa paciencia escuchar mi larga charla de niña. Hasta que un día se nos dio por crecer y vos te quisiste ir a estudiar a otro lugar.

Que felices estábamos papá, mamá y yo. Danielito iba a estudiar Ciencias Económicas.

Eras tan inteligente, como bueno y generoso.

Tu pasión el fútbol, el club de tus amores Unión Apeadero, donde cada domingo transpirabas la camiseta haciendo las delicias de los que te iban a ver.

También la música y la solidaridad eran tu compañía. Tocabas el clarinete en la banda de Bomberos Voluntarios. ¡Cuanto orgullo hermano querido!

Hoy se cumplen treinta años de aquel día donde la ausencia cristalizó tus ojos, enmudeció tu habla y la muerte te hizo trampa llevándote de nuestro lado sin importarle nada, porque después aprendí que ella es así, que no da explicaciones y que no le importa dejar como nos dejó con los brazos vacíos y un frío en el alma que aun hoy llevamos.

Papá, te quiso seguir, creo que no quería dejarte tan sólito y se fue junto a vos.

Aquí quedamos mamá y yo. La vida me premió con un compañero y con hijos que son los que me sostienen día a día .

Pienso mucho como hubiera sido tu vida con una familia quizás como la mía, ejerciendo tu profesión. Quién sabe Daniel.

Ya no me queda nada de esa niñez feliz, hoy solo guardo dulces recuerdos en un tibio lugar de mi ser y el sueño amargo que me produce esta distancia entre los dos.

Te cuento que no se que hacer con estas ganas irrefrenables de abrazarte que tengo. ¿A quién le cuento lo mucho que te quiero y extraño? ¿A quién le cuento hermanito querido las cosas lindas que dios y la vida me dieron luego que te fuiste? ¿En qué y en quién pensás? ¿Dónde estás?. Dicen que en una estrella, cuál?.

Ojalá entiendas mi tardanza, simplemente necesitaba agradecerte los miles y miles de momentos de felicidad indescriptibles que me regalaste en tu paso por la vida.

 

Te quiero tu hermana Marcela

 

Marcela Carbonari