Tu partida (*)

Hoy me dijeron de tu partida. Nunca te pude, o mejor dicho no me atreví a preguntarte Laura querida como hacías para seguir viviendo, haciendo, construyendo y ayudando despues que los genocidas te habían desmembrado la familia llevándose a tres de tus hijos y luego troncharon la vida de tu esposo.

Tu pañuelo blanco y esa fuerza que te venia de la tierra entrerriana y el agua de tu rio Parana creo que signaron tu lucha permanente.

Por los presos políticos, por los exiliados a los que una vez perteneciste, por los hijos que como los tuyos habían desaparecido tu lucha se volvió carne y entregaste todo por todos.

Reconocida mundialmente, embajadora de las luchas por los que la sociedad marginaba sin tener en cuenta que todos somos humanos.

Te recuerdo Laura en el bello jardín de tu casa, con el sol que caia sobre tu cabellera y leyéndome los cuentos que escribías y tu voz esa que en discursos dejabas como sello de lo que en este país había ocurrido, sin salirte del contexto, sin que el dolor, la rabia y la impotencia por lo que te habían hecho se volviera en vos odio o venganza.

Te admire. Por eso aquí va mi despedida querida e inolvidable Laura Bonaparte, gracias por haber hecho que te conociera, descansa junto a los tuyos que estarán felices de volverte a ver.Nosotros nos quedamos con tus escritos, tu lucha permanente y los recuerdos de tu paso por esta vida .

(*) Marta Machi. Este escrito esta dedicado a una de las primeras madres de Plaza de Mayo con quien tuve el placer de conocer y quiero compartir con ustedes en el dia de su partida de esta vida.