Rodríguez y Massaccesi buscan reconocer a Ethel Mariotto y A. Luis Borracer

La perseverancia y el trabajo de Ethel Mariotto y Adolfo Luis Borracer por el museo y archivo histórico de Saladillo, debe ser reconocido

Proyecto de Ordenanza de los Concejales Radicales Viviana Rodríguez y Claudio Massaccesi

PROYECTO DE ORDENANZA

VISTO que Ethel Mariotto de Mirassou y Luis Adolfo Borracer integraron un grupo de personas que con una particular vocación trabajó por el nacimiento de lo que hoy es el Museo y Archivo Histórico de Saladillo.

Que hubo una suma de voluntades de muchos para llegar a una realidad tan anhelada, como es un Museo y Archivo Histórico.

Que habiendo una intención especial de contar con un Museo que atesorara material de estudio e información sobre la realidad histórica del pueblo de Saladillo, se había buscado la posibilidad de contar con el ámbito adecuado para su conservación y exhibición.

Que fueron pioneros de esa búsqueda los integrantes de la Comisión de Cultura Histórica, de la cual, junto a otros miembros significativos fueron don Luis Adolfo Borracer y Ethel Mariotto, quienes fueron y son parte de la historia de Saladillo por su perseverancia en el trabajo, y por concretar hechos Culturales que definen la historia local, y especialmente la del Museo actual.

Que en el año 1985, Luis Adolfo Borracer presenta el libro: “Saladillo, mi Pueblo y su Pueblo”

Que don Luis Adolfo Borracer fue un autodidacta, vivió en el Paraje “La Margarita” junto a su familia y varios hermanos dedicados al trabajo de campo.

Que su vida y espíritu estuvieron volcados a la cultura, fue un estudioso de la historia argentina, como así también local; fue escritor, poeta y ganó varios concursos nacionales y provinciales en esta disciplina.

Que Luis Adolfo Borracer falleció el 11 de septiembre de 1997, dejando un legado muy valioso en nuestra historia local.

Que al asumir Ethel Mariotto la Dirección de Cultura, durante la gestión del intendente Ariel Horacio Delía, decidió transformar la concreción de un Museo local en un objetivo común desde la esfera oficial. Por ello, partiendo del ámbito municipal y con la formal ayuda de Ángela Villagra de Cortelezzi, empleada de ese organismo, se inició el relevamiento de bienes existentes en el Museo de la Escuela Primaria Nº 1 y, simultáneamente, la búsqueda de elementos que se pudieran sumar a ellos.

Que al anunciarse la posible demolición del edificio que, desde 1914, ocupara la sucursal local del Banco de la Provincia de Buenos Aires, desde la Dirección de Cultura se incentivó al Intendente Ariel Delía para que gestionara la posible donación de ese inmueble; por su insoslayable utilidad, como así también para que no se perdiera ese exponente cabal de una época que había sido capaz de dejar un testimonio arquitectónico de incuestionable belleza.

Que las Autoridades del Banco de la Provincia de Buenos Aires tuvieron en cuenta el pedido que se realizaba desde Saladillo, pero a cambio exigían, para responder a ese pedido, la existencia de un terreno de igual dimensión al que ocupaba la sucursal, ubicado también frente a la plaza principal, tal como consta en expedientes en existencia en oficinas municipales.

Que al provocarse el reemplazo del intendente Horacio Delía por su sucesor, el Dr. Horacio Dionisio Ferré, y al ser suprimida la Dirección de Cultura, fue convocada Ethel Mariotto junto al grupo que había conformado desde su Dirección para llevar a cabo tareas en el orden cultural, quien accedió desinteresadamente y desarrolló una tarea que había comenzado tiempo atrás.

Que don Luis Adolfo Borracer, quien, al enterarse de la anunciada venta del edificio que ocupara el negocio de la firma Etchegoyen, Ruiz, Möller y Cía, sugirió al Intendente Ferré su posible compra y oferta en canje al Banco, puesto que, ubicado en la esquina frente a la plaza, respondía a las exigencias de la institución bancaria.

Que el Intendente Ferré resolvió acceder al pedido realizado por referentes culturales, hizo su oferta y fue aceptada.

Que con esta decisión comenzaban a cumplirse las aspiraciones de todos.

Que fue necesario esperar a que el Banco construyera el edificio de la actual sucursal y, entretanto, se produjo el advenimiento del gobierno democrático liderado por el Dr. Francisco José Ferro.

Que fue el arquitecto Ennio Omar Vanni, quien cumplía funciones junto al arquitecto Alberto S. J. De Paula (una eminencia en el quehacer nacional) quienes hicieron el proyecto de refuncionalización del edificio de la vieja sucursal, cuya puesta en valor iba a hacer posible la conservación del patrimonio histórico del pueblo.

Que las autoridades del Banco de la Provincia de Buenos Aires se comprometieron a solventar el costo de la obra y propusieron al Dr. Felipe Monk para dirigir la totalidad de los trabajos.

Que los responsables del Banco entregaron la suma de veinte mil dólares al Municipio para llevar a cabo la restauración, y se decidió que serían responsables de esos fondos una Comisión Especial Administradora integrada por Fernando López, Angélica C. de Viola, Ángela Cortelezzi, Mavel Labarta y Ethel Mariotto.

Que se abrió entonces una cuenta en Caja de Ahorros y una cuenta corriente en el mismo banco, disponiéndose que, semanalmente, se abonaran los certificados que emitiera la Secretaría de Obras Públicas de Saladillo.

Que la Comisión resolvió, de común acuerdo con las autoridades municipales, que oportunamente daría testimonios de su gestión a través de actas y que serían Ethel Mariotto y Mavel Labarta quienes tuvieron a su cargo los sucesivos pagos al Dr. Monk. (Ese libro fue entregado al Museo para que se conservara ahí).

Que esta Comisión, con Ethel Mariotto y Luis Adolfo Borracer como algunos de sus incansables integrantes, trabajó en forma perseverante para que las salas destinadas inicialmente al Museo y Archivo Histórico, fueran oficialmente inauguradas el 31 de julio de 1986.

Que para dicha inauguración se llevó a cabo un espectáculo de luz y sonido siguiendo textos poéticos de la misma Ethel Mariotto y fueron colaboradores esenciales el músico Alberto Artola y el fotógrafo Miguel Ángel Roda, así como diversos integrantes de la comisión directiva.

Que para dicha inauguración deben señalarse especialmente las presencias del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dr. Alejandro Armendáriz, de los arquitectos Alberto De Paula y Ennio Vanni del Museo Jauretche, y del Dr. Felipe Monk, quien dirigiera la obra de refuncionalización; a esas presencias se sumaron las autoridades locales, invitados especiales y el pueblo de Saladillo.

Que por contar con activas Comisiones que se sucedieron a partir de la inauguración determinaron la apertura de significativas exposiciones, muchas a cargo de las profesoras Enriqueta Dellatorre, Susana Mañana y Susana Teves, quienes al comenzar su actuación en el grupo eran estudiantes de Museología, y luego de recibirse, siguieron siendo las responsables de motorizar muestras que dieron a Saladillo la acabada visión de su rica historia.

Que ha sido Ethel Mariotto quien se ha preocupado que esas muestras queden registradas tras amplias notas en el periodismo local.

Que se han registrado actas hasta el 28 de octubre de 1994, fecha en que la función de la comisión directiva en ejercicio fue sucedida por empleados puestos en funciones desde el Municipio de Saladillo a cargo del actual Intendente, Carlos Antonio Gorosito.

Que Ethel ha sido insistente, custodiando que el Museo y Archivo Histórico funcione como estuvo siempre destinado desde sus inicios, y ha sido parte de un trabajo trascendente como es el atesoramiento de los tomos que contienen los ejemplares del total de los diarios “El Argentino” y que aún fuera de sus funciones sigue bregando por el fortalecimiento de la cultura local.

Que Ethel Mariotto y don Luis Adolfo Borracer se han brindado íntegramente a la comunidad de Saladillo y simbólicamente representan el trabajo de muchas personas responsables de que hoy contemos con esta realidad gozosa que es, y sigue siendo, el Museo y Archivo Histórico de Saladillo.

Que en el prólogo del libro escrito por Borracer queda reflejada la intención del trabajo de ambos, tanto de Ethel como de Don Luis; el cual dice: “…lo que me dispuso a encarar, como un compromiso de honor, el continuar humilde y perseverante, aportando siempre ladrillos, barro de mis tierras, a elevar la pirámide que fueron levantando durante un siglo mujeres y hombres eminentes de mi pueblo, tierra de mis desvelos y mis afanes.”

Por todo lo expuesto, los concejales pertenecientes al Bloque de la Unión Cívica Radical, Viviana Rodríguez y Claudio Massaccesi, proponen el siguiente:

PROYECTO DE ORDENANZA

Artículo 1°: Impóngase el nombre “Ethel Mariotto” a la sala principal de exposición del Museo y Archivo Histórico de Saladillo y “Luis Adolfo Borracer” a la sala que cuenta con el valioso archivo de documentos históricos de nuestro Pueblo y donde estaba ubicado el tesoro del ex Banco de la Provincia de Buenos Aires.

Artículo 2°: Bríndese un Homenaje especial a Ethel Mariotto y también, a don Luis Adolfo Borracer en la presencia simbólica de sus descendientes.

Artículo 3°: De forma.-

Claudio José Massaccesi                Viviana Beatríz Rodríguez

141003 Saladfillo Mi Pueblo

 

Concejales de la Unión Cívica Radical