Lobo suelto, cordero atado

Parece que es una historia de nunca acabar.

Ser Joven es ser sospechoso.

Ser Joven es ser culpable.

Ser Joven y sentarse en un cordón de la vereda es ir contra las buenas costumbres.

Ser joven y querer divertirse es anti ético.

Ser Joven comprometido, es de revolucionario.

Pero jóvenes fuimos todos y parece que nos olvidamos, o por lo menos algunos se olvidan.

O se hacen.

Porque ir contra ellos es más fácil. Parecen más vulnerables.

Podemos amenazarlos.

Podemos asustarlos.

Podemos echarlos.

Podemos pegarles, siempre y cuando pasen los 18 años.

Y hayan pasado antes por el hospital.

Qué justo: “La semana de la No Violencia”

Pero a los violento eso no les importa.

Ahora bien.

Cuando agreden a nuestros jóvenes.

Dónde vamos?

Dicen que si denunciamos a la policía no podemos hacer la denuncia en la comisaría.

La Fiscalía?

Experiencia propia: me costó mucho hacer que me tomaran la denuncia. Yo adulta, acompañando a una menor.

Denuncia: Abuso de autoridad.

Sentí abuso también en la fiscalía.

Antes de que te tomen la denuncia,:

tenés que contar en mesa de entrada, (delante de la gente),qué vas a denunciar.

Cuando te toman la denuncia,:

Te tratan como si fueras delincuente.

Y cuando te vas,

Se ríen de vos.

Organizaciones de derechos humanos, Organismos no gubernamentales, agrupaciones políticas, religiosas…

Consejos, centros de estudiantes, Centros educativos, Colectivos, etc…

Cuanta gente lucha contra la violencia!!!

Pero todavía las fuerzas policiales.

La Justicia.

Y los que se olvidan que fueron jóvenes, siguen ejerciendo violencia.

Señores adultos, somos los únicos responsables.

Los pibes No Nacen Violentos

Graciela Massa

16.814.533