“Estas hamacas se mueven sin que nadie las toque” le dijo Sebastián Ayala locutor de FM Arco Iris de Firmat Santa Fe a FM 90

Continúa el asombro en la ciudad santafesina de Firmat por el fenómeno que ocurre en una plaza. Hasta un equipo de documentalistas de Estados Unidos arribó al lugar para filmarla.

Por esa razón esta tarde hablamos con Sebastián Ayala locutor de FM Arco Iris, quien tiene la particularidad de vivir frente al lugar.

Sebastián expresó que hasta el momento todos estan sorprendidos aunque nadie piensa en un fenómeno paranormal hasta tanto se hagan las mediciones correspondientes.

Tanto es asi que un equipo de documentalistas de Estados Unidos arribó a la ciudad santafesina de Firmat para filmar el fenómeno conocido como “la hamaca que se mueve sola” en la plaza Manuel Belgrano de esa localidad.

El equipo esta compuesto por 14 personas y desde el sábado pasado comenzaron a entrevistar a vecinos y a las personas que observaron y filmaron por primera vez el fenómeno, en abril del 2007.

El caso es considerado por parapsicólogos como un fenómeno paranormal único en el mundo ya que hay tres hamacas que se mueven solas en forma constante todos los días, haya o no viento en la plaza.

“Las imágenes recorrieron el planeta y tuvo repercusión en los más remotos lugares del mundo”, dijo a FM 90 Sebastián uno de los primeros en investigar, fotografiar y filmar el raro fenómeno.

El despliegue de personas, equipos y tecnología, alteró la tranquilidad de Firmat, aunque no se asombraron ya que “tienen asumido el caso, las hamacas son parte del paisaje, casi no le prestan interés”, aclaró el periodista.

“Es que esto pasó hace muchos años y si bien en la Argentina hubo alguna repercusión, en otros países la tuvo mucho más” dijo Sebastián, quien añadió que “se habla de la hamaca que se mueve sola, pero en realidad son tres”. Indicó que “una sola es la que se mueve siempre, a veces dos, o bien todas al mismo tiempo, pero sin que nadie las toque o mueva”.

Destacó que «lo más extraño de todo es que hace unos tres años, una las hamacas fue robada pero al reponerse la nueva, también comenzó a moverse sola”. El fenómeno convoca a curiosos que llegan hasta la palza para sacarse fotos junto a las hamacas, mientras los vecinos pasan sin inmutarse frente al sitio.