Saladillo. Buscando Justicia.

La presente nota es para hacer saber a la sociedad un problema muy serio que está sufriendo toda mi familia.

Mi hijo hace unos años atrás tuvo una relación con una joven mayor de edad, de ese vínculo nació una nena. Luego de un año la relación terminó. Durante este tiempo mi hijo cumplió con todas las necesidades de la nena, concurriendo a verla diariamente.

Luego de que mi hijo queda desempleado, la madre de la nena no permite que mi hijo se le acerque y prohíbe que toda mi familia pueda tener algún contacto con la nena.

Hemos concurrido a la casa de la justicia donde nos dieron un régimen de visitas que la madre cumplió como ella quiso hasta que ella misma lo suspendió.

Concurrimos entonces como corresponde al juzgado de paz. Luego de una audiencia, la jueza otorgó un régimen de visita provisorio que fue cumplido a medias por la madre de la nena.

En el mes de noviembre, cuando se debía ampliar el régimen de visita, esta mujer presenta una denuncia en la fiscalía acusando –falsamente– a mi hijo de abuso sexual en perjuicio de la nena, sin poder presentar hasta ahora ninguna prueba.

Todo esto ha sido utilizado por esta mujer para cortar el vínculo de la criatura con el padre y su familia. De la misma manera en que distanció al padre de otro hijo de 9 años que ella tiene. Esta mentira infame le permite alejar a los hijos de sus padres, exponiendo a los menores a todo tipo de malos momentos, algo muy dañino para los hijos.

Es evidente que esta mujer tiene un desorden mental y la justicia no ha hecho nada para proteger la salud física y psíquica de mi nieta.

Yo me pregunto ¿Dónde están los derechos del niño? ¿Solamente están para proteger a los delincuentes?

Mi nieta cumplió tres añitos de vida y nunca hemos podido estar en su cumpleaños, nunca pudimos compartir navidad o año nuevo, nunca una tarde de parque. No hemos podido jugar con ella, enseñarle, asistirla y mimarla, no le hemos permitido divertirse y soñar, aprender y crecer, educarse y reír, ni todas esas cosas que las familias hacen con sus hijos.

Todos los niños necesitan de su papá y de su mamá.

Mi madre tiene casi 80 años, todos los días me pregunta por su única bisnieta ¿Qué le digo? Ella sigue esperando ¿Dónde están sus derechos? ¿Dónde están nuestros derechos? Quisiera que me digan los representantes de la justicia ¿Qué están esperando? ¿Están esperando que a mi hijo o a alguno de nosotros se nos acabe la paciencia? ¿Es necesario llegar a cometer una barbaridad como sucede a diario incluso en Saladillo?

Hasta ahora hemos sido muy pacientes y respetuosos de la justicia ¿Es por eso que todavía no ha habido ningún avance?

Yo pido por favor que alguien nos ayude. No estamos pidiendo nada extraño, solamente pedimos abrazar a nuestra nieta, educarla, cuidarla, besarla y atenderla como ella se lo merece.

Todos tienen derechos: Los delincuentes, los animales. ¿Qué pasó con nuestros derechos? Sabemos que la justicia es muy lenta para estas cosas y muy rápida para otras. Yo personalmente y de corazón no quiero que ocurra una tragedia pero si llegara a suceder algo lamentable, alguien va a tener que hacerse responsable de no haber actuado permitiendo, con orden, que mi nieta crezca en compañía de su mamá…

y también de su papá.

Davel Ignacio Rodríguez

DNI 11.333.770

Móvil: (02345)15 417308