Paren de fumigarnos!!!

La semana pasada hubo dos acontecimientos muy importantes  relacionados con el tema de las pulverizaciones con agrotóxicos y los daños que ocasionan sobre la salud de la población y sobre los ecosistemas.

Uno ocurrió en Rosario, donde el Concejo Deliberante prohibió todo tipo de pulverización con agrotóxicos en un radio de 3000 mts desde donde finaliza la zona urbana.

 El otro también en la Pcia. De Santa Fé, en la localidad de San Jorge, donde  después de 2 años de disputa judicial la justicia santafecina dejó firme la prohibición de fumigar con cualquier agrotóxico a menos de 800 mts de viviendas familiares. Este fallo marca jurisprudencia para cientos de denuncias en todo el país y se basa principalmente en los principios de prevención y precautorio contenidos en el artículo 4 de la ley general de ambiente (25.675). Dichos principios establecen que: “Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir efectos negativos que sobre el ambiente se puedan producir” y que “Cuando haya peligro de daño grave e irreversible, la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar medidas eficaces en función de los costos, para impedir la degradación del ambiente”.  Estos principios invierten el cargo de la prueba ya que son quienes comercializan y aplican agrotóxicos los que tienen que demostrar que dichos productos no hacen daño y no, en cambio, el vecino que denuncia.

En este sentido, el fallo se apoya también en informes enviados por la Universidad  Nacional del Litoral que demuestran que ningún agrotóxico es inocuo y que pueden provocar daños agudos y crónicos sobre la  salud de la población y sobre los ecosistemas.

Mientras tanto, en Saladillo, se multiplican las denuncias de los vecinos relacionadas con fumigaciones en zonas prohibidas, y la ordenanza, después de 2 años de entrar en vigencia, es sólo papel pintado.

Dejamos constancia que la distancia de prohibición de pulverizaciones (500 mts) que determina nuestra ordenanza  ha quedado sumamente despreciable frente a los casos citados anteriormente (3000 y 800 mts) y que aún así no se cumple ni se controla, y que esa falta de voluntad  y decisión política atenta directamente sobre los vecinos afectados.

Y que quede absolutamente claro: cuando hablamos de falta de voluntad y decisión política nos referimos concretamente al Ejecutivo municipal desde los funcionarios responsables de las distintas áreas hasta quien ejerce la función de intendente.

Exigimos que se deje de perder el tiempo en discusiones estériles, excusas pueriles y que se cumpla y actúe de una vez por todas categóricamente en favor de los vecinos afectados y de la ordenanza votada 2 años atrás por unanimidad.

Del mismo modo, entendemos, que todas las fuerzas políticas sin excepción junto a las distintas organizaciones sociales de Saladillo deberían sumarse a este reclamo:

PAREN DE FUMIGARNOS!!

ECOS DE SALADILLO